El que peca y reza… siembra

Cuenta la leyenda que a estas tierras llegó un sacerdote bastante práctico y muy visionario. Cuando llegaban los feligreses a su iglesia para confesar sus pecados, después de escucharles en el confesionario, les mandaba una penitencia muy particular.

Preguntame, ¡yo te puedo ayudar!